El PFCT y los Principios de París

El PFCT presta especial atención a la independencia formal, la composición, el mandato, la competencia y la capacidad del MNP. Las atribuciones del MNP incluyen la independencia “funcional” del mecanismo y “de su personal” (Arts. 17; 18 (1)), el acceso a “todos los lugares de la detención”, a “todas las personas privadas de su libertad” y a “información pertinente” (Art. 20), la facultad de hacer recomendaciones a las autoridades competentes, así como de formular propuestas y observaciones acerca de la legislación vigente o de proyectos de ley (Art. 19), la garantía de una pluralidad y nivel de profesionalidad y experiencia de sus expertos (Art. 18 (2)), el derecho a la publicación y difusión por parte de los Estados Partes de sus informes anuales, y garantías específicas con respecto a las entrevistas en privado, visitas regulares y la protección de testigos. Cabe destacar que el MNP también tiene derecho a que se de seguimiento a sus recomendaciones, y los Estados Partes están obligados a entablar diálogo con el acerca de las medidas de aplicación (Art. 22). Este marco establece un estándar muy alto para las instituciones nacionales (y para muchos Estados Partes), pero, con algunas modificaciones, concuerda con el espíritu de los Principios de París.